TioTeo.com

Dérek López

Sentado aburrido me sentía… entonces decidí redactar esta biografía sobre una de las estrellas fugaces de los años ’90.

Está claro: el verano no es verano, sin “tema del verano”. Por supuesto que en el año 1997 no hubo excepción.

A través de las radios FM, los gloriosos programas de verano (?) en televisión, en los autos tuneados con parlantes al aire libre y en todos lados escuchábamos hasta el hartazgo el primer hit (y tal vez el único que recuerdan todos) de un nuevo artista.

Era una mezcla extraña. Un muchacho de apariencia brasilera, cantando con una tonada brasilera una canción en español, rarísimo pero se podía decir que hizo el cross-over (?) para latinoamérica como Roberto Carlos, Paralamas y Daniela Mercury, quienes grababan su canciones con versiones en castellano.

¿Saben quién es? El gato voladooor ♫♪♫ Para que no quepan dudas:

Al ver el videoclip, prácticamente aseguramos que el nóvel artista de mediados de los años noventa procedía de la tierra del samba, la caipirinha y de Ze Pequenho (?).

Pero no, no era brasilero. Residía en Buenos Aires. ¿Argentino? Tampoco.

¿De dónde procedía entonces nuestro el nuevo artista? ¡De Bolivia! Claro como el agua (?).

A ver, a ver. Un boliviano, viviendo en Argentina, hablando como brasilero cantando con ritmos “típicos” del Brasil. en una palabra: un kilombo (?).

Señoras y señores, estimada teleaudiencia, con todos ustedes y con tu espíritu: Dérek López.

Nació en Bolivia, y a los 13 años fue a São Paulo, Brasil. Fue allí donde compuso sus primeras canciones, y fue allí donde se iniciaron sus coqueteos (?) con el movimiento punk, según sus propias palabras:

A los 13 años me fui de casa, a vivir a una estación de subte que se llama São Bento, en São Paulo. Ahí parábamos todos los punks callejeros. São Paulo es una ciudad muy brava, extremadamente. Todas las patotas peleaban a muerte. Nosotros fuimos los primeros mohicanos del Brasil”.

Sus primeros contactos con la música se dieron viendo a Jimi Hendrix en la televisión, según sus propias palabras, le voló la cabeza y automáticamente tuvo que comprar sus discos. El primer disco que compró fue “Electric Lady Land”. Cuenta también que el primer concierto al que asistió fue al de “Banda do Lixo”, un grupo de punk brasilero.

Luego se dedicó a ser DJ. A los 21, siendo residente del club Limelight, creó su propia escuela de DJs llamada “Deftown”. Ahí, iniciaba a sus alumnos a pinchar discos (?).

En el año 1992, se mudó a Buenos Aires, República Argentina, en donde incursionó en una nueva faceta: la de locutor de radio, en la conocida Rock & Pop FM. Claro, su carisma y originalidad  le hicieron crecer en popularidad rápidamente.

Cuando comencé en la Rock & Pop mi español era malísimo, entonces escribí todo lo que quería decir en la primera hora y media y lo leí todo. Después… qué se yo, simplemente tenía que arrancar, pero estaba extremadamente nervioso. Obviamente eso cambió después y cada hora y cada día se transformaron en anécdotas diferentes. Lo recuerdo con mucho cariño”.

Su meteórica carrera radial le permitió acceder a la televisión. Durante una temporada completa, fue presentador del programa diario “Clips”, de América Te Ve. Luego pasó a Canal 13, también de Buenos Aires, en donde presentaba todos los sábados el programa “Música Total”, dos horas dedicadas a videoclips de música en español.

El programa de Canal 2 era muy divertido hacerlo, principalmente porque tenía total libertad de hacer lo que quisiera, y así con uno de los camarógrafos no divertíamos haciendo tomas completamente descolocadas. Ya en Canal 13 todo era mucho más rígido, era muy profesional y pagaban bien, con eso pude comprar un buen estudio casero para hacer demos”.

 

Luego de cuatro exitosos años en radio y televisión en Buenos Aires, decidió dejar los medios de comunicación para dedicarse a su sueño y dijo “Esa es la mía” (?). Se hizo músico y compositor, así que se sacó el gustito que en la boca que él tenía y cambió la onda de ese día (?) en adelante. Entonces le pidió un batuque a la Negra María (?), o más bien firmó con Universal Music Group y gracias a los demos que grabó con la plata que le pagó el Canal 13 lanzó su primer CD, titulado “Mística”, conocido por todos nosotros por el ultra-archi-conocido hit/himno “Batida de Coco”, que ilustra nuestra nota.

Me encanta el coco, en la playa es algo básico. Esa onda me re va, fogón, arena y surf”.

Es por eso que Dérek solo quería la playa y el mar, cantar y bailar, y buscar una minina pra gozar, ¡Ay Diosito! (?), y fue  así que ganó un disco de oro por su álbum y su tema “Batida de Coco”, fue número 1 en Argentina, Uruguay y Paraguay, emprendiendo así una gira que hizo que visitara nuestro país en pleno apogeo de su himno veraniego, precisamente en la capital del verano (?), San San San Bernardino.

Además de Batida de Coco, fueron cortes de su primer álbum los ya olvidados “Esperando el Sol”, “Fantasías”“Agua en la Boca” (un cover de “Manía de você” de Rita Lee). Actualmente, de ese disco, a excepción de “Batida de Coco”, solo se difunde la popularísima versión del “Cumpleaños Feliz” incluida en el mismo, especialmente en fiestas de Quince Años.

Claro, hay que mantenerse en la cresta de la ola (?), y fue así que en el verano de 1998 intentó dar otro batacazo en las listas sudamericanas, lanzando un nuevo disco, denominado “Sueños de Libertad”, con un nuevo hit “Ripa na Xulipa”, canción que como dice su propia página web, le dió el título de: “ESPECIALISTA EN TEMAS DE VERANO”. (Así mismo, las mayúsculas son de su propia biografía).

Con el citado nosocomio tema, no logró replicar el suceso obtenido en Paraguay (tampoco en Argentina ni Uruguay), donde el tema es inexistente, (al menos los temas de “Mística”, por estos lares al escuchar, los recordamos), pero le sirvió para obtener números 1 en Colombia y Chile, dos veranos después de su éxito en el Río de la Plata.

Luego de tocar, según dice para medio millón de pagantes en Sudamérica, pareciera que dijo “ya canté en portuñol, ahora solo tengo que cantar en spanglish” y fue así que volvió a apretar Alt+Ctrl+Del (?) y se mudó a los Estados Unidos para aprender a robar hablar y componer en inglés.

Dos años más tarde, ya en Florida, apadrinado nada más y nada menos que por Tony Bongiovi, dueño del estudio “Power Station” de Nueva York, y productor de Jimi Hendrix (¿recuerdan con quién se dio el primer contacto de Dérek con la música?), Aerosmith, Ozzy Ozborune, The Ramones y Jon Bon Jovi. (Sí, es su pariente: su primo segundo).

Derekzinho (?) entonces pudo realizar el sueño americano, y armó su propia banda de Hard Rock Café, el ritmo que trae la alegría (?), a la que la bautizaron “No End“. Y así es como su historia “No End” ahí (?) todavía.

Su primer Disco Compacto data del año 2006 y lo llamaron “As Above so below”, editado por Bongiovi Records en EE.UU.y por Alerta Roja Discos/Sony BMG en Argentina.

Para muestra vale un botón (?), he aquí un concierto en La Plata, Argentina,  en el festival “Rock sin fronteras”:

No me dio vergüenza pasar a hacer Batida de Coco. Si hay algo de lo que no tengo miedo es de las críticas. Cuando yo era mohicano, me golpeaban todos en la calle: la policía, las patotas, los grandotes, todo el mundo quería ver quién tenía más huevos. Me acuchillaron, me rompieron los dientes, me corrieron a los tiros…”.

Pues bien, no bastaba solo con esta biografía. Dérek fue más allá, porque el es un muchacho “Sin Fronteras”, y fue así como denominó a su primer libro, que lleva como subtitulo: “El Arte del Libre Albedrío”, el cual le permitió justamente escribir canciones como “Batida de Coco”, entre otras proezas futbolísticas.

Si el señor director lo dispone, veamos el VTR (?) de la presentación de su libro, por su propio autor material e intelectual:

Hablando mal y pronto, Sin Fronteras es un libro de autoayuda.

Es así como que en su página web presenta como “un viaje por las experiencias que lo llevaron a morir muchas veces para poder vivir sus innúmeras vidas”. Tal cual.

Recapitulando: punker, DJ, director de una escuela de DJs, locutor de radio, presentador de TV, cantante pop-brasilero-latino, integrante de una banda punk-rock, escritor y Social Media Gurú Espiritual (?), ¿algo más?

Actualmente, aparte de todo eso, maneja su propia empresa de marketing en el país del Tío Sam, con clientes entre Estados Unidos y Canadá (¿Justin Bieber?).

Es esta la historia de Dérek López, para algunos solo recordado por su casi one-hit-wonder “Batida de Coco”, quien rehizo tantas veces su multifacética vida, y que probablemente nos depare más sorpresas aún en su andar, como él mismo lo predice en sus palabras:

Nunca voy a dejar de ser punk. Yo he muerto en esas calles. Y he renacido. No una ni dos veces, sino muchas…”.

 

Referencias

Contestador

Comentario(s)

Escrito por:

Diseñador Gráfico, DJ. Paraguayo, Vivo en San Lorenzo, Paraguay. Trabajo actualmente en http://www.heimusica.com y en http://www.urbana.com.py DJ Residente en Urbana Mixtape, los sábados a la medianoche. Colaboro desde hace varios años con el Grupo Ab Ovo y la Fundación Teletón Paraguay.

Contestador