TioTeo.com

Banda Blanca

Weeepaaaa!!! ¿Saben quién llegó? ¡Adivinaron!

En 1971, en la ciudad de San Pedro Sula, Honduras, se fundaba el Grupo Hache, que en sus inicios se dedicaba al Rock. Tocaban éxitos del rock sinfónico como los de Led Zeppelin, Deep Purple, Pink Floyd. Por ese entonces un animador de televisión de la época llamado Tony Low, se reunió con ellos hacia 1972. El tenía un restaurante que al que lo quería llamar “Las Garzas Blancas” y en vista a un cambio de estilo que le querían dar los integrantes del grupo, les sugirió que a la renovada agrupación la bautizaran también así. Sin embargo, le dijeron que eso sonaba “muy femenino”.

Finalmente, decidieron adoptar el color blanco en el grupo pero llamándola ”Banda Blanca”, que sería un juego de palabras con la bandera de Honduras (una franja blanca horizontal en el medio, entre dos azules arriba y abajo), además estaban de moda “La Banda de Chicago”, “La Banda de Jethro Tull”. Ambas cosas influenciaron en la denominación final en el año 1973.

Sus miembros originales fueron Juan Pompilio “Pilo”  Tejeda Duarte (Teclados y Voces), Óscar Gerardo Galindo (bajo), José Luis Rodríguez (Batería),  Héctor Altamirano (Guitarra Eléctrica y Voces), Adán Rodríguez (Teclados y Voces) y Julio Ardón (Voz Líder).

Uno de los integrantes del grupo, “Pilo” Tejeda, el más famoso de todos, dice que  ”Todos los músicos que aprenden a tocar música de Rock And Roll, aprenden a tocar cualquier ritmo”.

Fue así entonces que empezaron con el rock and roll, y luego fueron evolucionando, primero por el merengue, luego por la salsa, cumbia, rancheras, hasta llegar finalmente al ritmo que los caracterizaría en Honduras y en todo el mundo: la punta.

Empezaron a hacer grabaciones de popurrís navideños, que eran muy esperados por los hondureños año a año. Sus rivales por ese entonces en su país eran “Los Gatos Bravos”, quienes eran su máxima competencia, ya que ellos también empezaron a emular a los bandiblancos (?).

Cuando empezaron a ir bien con los ritmos que iban experimentando, ya se presentaban con mucha asiduidad en bailes de la capital, Tegucigalpa, pero aún no estaban logrando el éxito que estaban buscando.

Cada Semana Santa ellos viajaban a San Juan Tela (una bahía ubicada a 90 kilómetros de San Pedro Sula). Todos los grupos musicales morían por ir ahí, era el boom. Fue allá por el año ’85-86 más o menos, en una de las idas en el que ellos empezaron a interiorizarse sobre el ritmo punta, que por ese entonces era solamente un baile tradicional de la etnia Garífuna; comunidades de color negras del Caribe hondureño y que hoy están asentadas en la parte atlántica del país, y además también habitan Belice, Guatemala y Nicaragua.

Gustaban bastante del ritmo, se interesaron mucho y buscaron la vuelta. Era difícil al principio pues era considerado un baile “vulgar”. Finalmente encontraron la inspiración. Dijeron “Pues bien, después de una noche de parranda, una sopa de caracol”, que era el plato típico para yerar “recuperar fuerzas”. Ya tenían la excusa.

Buscaron a un amigo garífuna y le preguntaron como se traducía el nombre del caldo ese (?) en el idioma. Entonces Pilo compuso la canción en letra y música. La Quick de Knorr (?) estaba lista, aunque faltaba el aderezo principal para que quedara deliciosa. La idea no era mostrar la danza garífuna como algo folclórico, sino como algo más de salón de baile. Pues entonces comenzó el casting sábana la búsqueda de dos chicas.

Fueron a Tegucigalpa y fueron a un local donde se presentaban muchos grupos de danza. Les llamó la atención la banda “One”, muy conocida por ese entonces. Se acercaron al dueño y les pidieron por las hermanas Fátima y Verónica, quienes en realidad NO sabían bailar punta, pero accedieron con los botines de punta (?) a la propuesta hecha por los muchachos y decidieron aprender, ya que las ganas podían más.

Allá por 1989-90 grabaron finalmente el tema “Sopa de Caracol”  y filmaron el videoclip en San Juan Tela.

En esos días, llega de Los Angeles a Honduras Roberto Rivera, un productor de los Estados Unidos, a quien le llama la atención el tema y les dice a los miembros del grupo: “Yo voy a lanzar esta canción” y ellos no lo creyeron.

Y a Miami… ¿Saben quien llegó? Adivinaron (?). En 1991 “Sopa de Caracol” se convirtió en el tema número 1 en Miami. Asi pues se presentaron en el Carnaval de la Calle Ocho y fue un éxito rotundo. El grupo hondureño empezaba a triunfar afuera.

Además, en Argentina se hizo muy conocido un cover de “Sopa de Caracol”, de Los Fabulosos Cadillacs:

Cuentan que en el primer viaje, Fátima -una de las bailarinas- le dice a Verónica -su hermana- en el aeropuerto “Hay que apurarnos para no viajar paradas”. Si, asi mismo. Pensaban que iban a ir como en el micro. Y corrieron para agarrar un asiento -sin (?)-. Eso denota la sencillez de las chicas y de todo el grupo, quienes fueron el primero que triunfaba fuera de las fronteras de Honduras.

“Sopa de Caracol” se convierte en fenómeno. Rompe records de venta en Estados Unidos. Logra permancer durante 10 semanas en el primer lugar de la Revista Billboard. Ganan el premio “Lo Nuestro” en una nómina integrada además por Juan Luis Guerra y los one-hit-wonders japoneses salseros de “La Orquesta de La Luz” y Willi Chirino.

Causó polémica cuando “Pilo” Tejeda, lider del grupo, subió al escenario a recibir el premio y dedicó el premio a San Pedro Sula -base del grupo- y a toda Centroamérica. Sus compatriotas dijeron que el resto del subcontinente nada tenía que ver, pero él tenía clara la película.

Si tu quieres bailar (?), tienes que apuntar más allá de Honduras, entonces dedicó su premio a todo el mercado centroamericano y eso le permitió algo mejor aún: llegar a Sudamérica.

A la vuelta del viaje, el alcalde de San Pedro Sula le organizó un homenaje, como hijos dilectos de la ciudad en un hotel de la ciudad. Se volvió toda una locura colectiva. Toda la ciudad estaba conmocionada con el premio y con ellos, tanto así que se desbordó la cantidad de gente que fue a verlos. No habían medidas de seguridad. Tanto así fue que, cuando empezaron a cantar, luego de recibir el premio… ¿Saben quien cayó? El Escenario (?). Todo se vino a bajo con Banda Blanca incluida. Salieron ilesos por suerte.

Por que la fiesta ya empezó… entonces empiezan a romper todos los esquemas en esta parte del continente y el siguiente paso estaba por darse: llegar al Festival de Viña del Mar. Para ello debían vender más de un millón de copias, y un tema que pegue a nivel mundial… y lo lograron. Vendieron 6 millones y un hit global. Eeeeo Eeee-eo!!!

¡Sacúdeteeee! (?) En 1992, se presentaron en la Quinta Vergara, con rotundo éxito. La crítica (y lo que veremos en los videos siguientes) contaba que “Banda Blanca hizo bailar en Viña hasta a los postes”. La proyección de ese festival por entonces era para todo el mundo, y ellos lo estaban consiguiendo.

Y la cintura moveré y la cadera quebraré (?) con otros exitazos en el mismo disco de Sopa de Caracol, compuestos también por Pilo Tejeda, como lo fue “Fiesta”.

Además de esto, otro de sus temas fue “Banana”, o mejor conocido como “La bolita que me sube y me baja”, aquí mejor conocido por la versión de Garibaldi y “Baila Conmigo”.

Por entonces, no cualquiera llegaba a Viña del Mar. Realmente ahí solo iban los número uno, no solo de América Latina, sino que del mundo los que llegaban ahí. Otro dato, fueron nominados al premio Grammy.

En 1993  fueron a vivir a España. Eran artistas exclusivos de Antena 3 y de ahí se movían por toda Europa.

Otro de sus exitazos fue “Oye este canto” , pero que no es tan conocida la versión de ellos, pero si fue un éxito mundial la versión de los argentinos de “El Símbolo”, “Levantando las Manos” de 1995.

Luego fueron a vivir a México, ya siendo contratados por el imperio Televisa y ahi empezaron a ganar dinero realmente. Vieron que este asunto de la fama, no paga tu supermercado ni tus cuentas de luz y agua (?).

Hicieron muchas presentaciones en los programas principales del canal por entonces, como el de Verónica Castro, César Costa, Rebeca de Alba, premiaciones como el “TV y Novelas” y por supuesto: Siempre en Domingo, con Raúl Velasco.

En los Estados Unidos Mexicanos (?)  empezaron a actuar prácticamente todos los días, en cualquier punto del país, siendo artistas exclusivos de la televisora. Allí, paradójicamente empezaron a “desaparecer”, pese a que estaban en el canal más importante de América Latina y con presentaciones casi diarias. ¿El motivo? fueron absorbidos completamente. No podían hacer otra cosa que no sea para Televisa. No podían ir a otros canales, no podían viajar fuera de México, y así ya no podrían actuar en otros lugares del mundo cuando ellos quisieran.

Uno de los peores errores que cometieron, fue querer adaptarse demasiado a los ritmos mexicanos, o sea, les quisieron caer bien. Y fue así como nacieron temas como “El Sapito Bailador”, una música norteña, quebradita, muy lejana al ritmo punta que los llevó a ser conocidos por todo el mundo. Aunque, ganaron un disco de oro en México (un millón de copias) y un premio “Furia Musical”.

La gente en México confundió a Banda Blanca con las tradicionales bandas norteñas de pueblitos mexicanos, como Banda El Recodo, Banda Toro, Banda Machos, entre otras, impulsando -sin querer- a la modernización de estas, que en ese momento no eran tan mainstream mexicanísticamente (?) como lo son ahora.

Luego de cuatro años por México, al tener tanta influencia sobre las otras bandas nacionales -sin ser ellos mexicanos- les pidieron que dejaran de decir que son provenientes de Honduras. La compañía disquera les pidió que dijeran que venían de Veracruz. Les dijeron que no y se retiraron de Televisa.

En 2001 fueron a vivir a Nueva York, ya siendo un grupo independiente, con diferentes representantes, pero llegó la decadencia.

Ya no se siguió grabando, los miembros del grupo no querían renovación, entonces el rumbo se iba perdiendo. Las chicas del grupo se casaron (una se fue a Miami, otra a Houston) y así fueron saliendo sus miembros originales, aunque el  grupo sigue hasta hoy en día, aunque ya sin su estrella principal, Pilo Tejeda, quien salió en 2004 ya cansado y con ganas de pasar más tiempo con su familia.

Luego del grupo Tejeda, se dedicó a su religión y a la política y fue elegido vicealcalde de una ciudad de Honduras, El Progreso.

Vendió la patente del grupo, pero sigue cobrando por derechos autorales de sus temas y versiones. Imaginense que “Sopa de Caracol” siendo un hit global, se sigue tocando, especialmente para los trencitos de casamientos (?).

En marzo de 2011 subieron a YouTube una nueva versión de “Sopa de Caracol” con Polache, un cantante hondureño y Franoman, rapero y el propio Pilo Tejeda.

“Watanegui consup Iupipati Iupipati, Wuli Wani Wanaga… Jupe!!! Jupe!!!”.

Referencias

 

Contestador

Comentario(s)

Escrito por:

Diseñador Gráfico, DJ. Paraguayo, Vivo en San Lorenzo, Paraguay. Trabajo actualmente en http://www.heimusica.com y en http://www.urbana.com.py DJ Residente en Urbana Mixtape, los sábados a la medianoche. Colaboro desde hace varios años con el Grupo Ab Ovo y la Fundación Teletón Paraguay.

Contestador